Mariano Moreno

El primer deber del Estado es crear leyes y mantener su respeto, porque eso establece el orden. Sólo bajo el refugio de la ley los ciudadanos podemos ceder nuestro poder a los gobernantes para que lo administren siguiendo el bien común.

Únicamente el Estado tiene el monopolio del uso legítimo de la fuerza
física que necesita para mantener ese orden.

Sólo hay Estado cuando la sociedad centraliza la función de promulgar, aplicar e imponer las reglas de conductas que pasan a legitimarse por este medio.

Tenemos país cuando el conjunto social obedece a un mismo gobierno.

Estas reglas tan simples fueron enrevesadas desde la
colonia: ni éramos país, ni éramos Estado, ni éramos soberanos.

*

*

Decía que la primera virtud de una persona es la libertad y que no hay fanatismo sin violencia,

Mariano Moreno, novela

Alejandro Bovino

Voltaire dice que ninguno de los evangelios pone en boca de Jesucristo una denuncia de la esclavitud, ni los apóstoles ni los Padres de la Iglesia atacaron el sistema de poner en servicio perpetuo a otro hombre comprándolo como si fuese mercancía.

Mariano Moreno, novela

Mariano Moreno (novela)

Pero habrá que aguantárselo, fray Cayetano, porque Dios nos lo envío.

¿Quién dijo eso?

Usted me enseñó que el poder viene de Dios.

¡Dios me libre de habértelo enseñado así! Nadie respeta a quien a nadie respeta, jamás te enseñé esa doctrina, la habrás leído escondido en alguno de esos tomos prohibidos.

Dios no libra a nadie fray, apenas si podemos aflojar nuestras cadenas entre nosotros.

Verás, Marianito, el poder, dice el padre Suárez, viene de Dios a iluminar al pueblo para controlar el poder del Rey, que está debajo de la soberanía popular, ¿te sorprende? La teología, Marianito, puede dar todas las respuestas, hasta las que no tienen preguntas.

*

*